Punto

El punto es un signo ortográfico que sirve para separar enunciados dentro de un mismo párrafo, y por consiguiente, que la lectura e interpretación del texto se realice de una manera adecuada. La función principal del punto es la de marcar una pausa mayor a la de la coma, bien sea para señalar el final de una oración, separar enunciados dentro de un mismo párrafo o señalar la conclusión de un texto.

En los números también es común hacer uso del punto, tanto en expresiones numéricas matemáticas como en formatos de fechas, numeraciones de páginas, direcciones de calles, entre otras. Sin embargo, las reglas gramaticales limitan su uso en la escritura solo a 3 casos: para hacer una pausa y continuar con un mismo tema (punto y seguido), para finalizar una idea y continuar con el siguiente párrafo (punto y aparte), y para concluir un capítulo o apartado de texto (punto final).

Tipos, usos y ejemplos

Punto y seguido

El punto y seguido o punto seguido, se emplea para separar enunciados dentro de un mismo párrafo, en el cual se continúa exponiendo sobre el mismo contenido pero con un enunciado diferente. Al hacer uso del punto y seguido se debe comenzar la primera palabra del siguiente enunciado con mayúscula, en la misma línea de texto y sin sangría.

Ejemplos:

  • «Ayer cuando fuimos al supermercado nos encontramos a la tía Margot en el camino. Nos contó sobre su viaje a Madrid y lo bien que pasó la navidad allá. Dijo que tiene planes de regresar en verano, pero que le preocupa que este año las temperaturas puedan aumentar en comparación con el anterior.»
  • «Los incendios en Australia están amenazando gravemente la vida silvestre. Algunos koalas se han visto obligados a pedir ayuda a camioneros para beber un poco de agua. Por fortuna, gracias a donaciones hechas por artistas y figuras públicas, se ha recaudado suficiente dinero para hacer frente a esta tragedia.»
  • «En Venezuela ocurre un fenómeno que resulta impresionante para quien no lo conoce. Se trata del encuentro entre el río Orinoco y el río Caroní. A pesar de que estos ríos “chocan” no llegan a mezclarse, por lo que se puede apreciar a simple vista la diferencia que tiene el color de sus aguas.»
  • «La resiliencia es la capacidad que tienen los seres humanos para adaptarse y superar las situaciones adversas. Un ejemplo de ello son los esquimales que habitan zonas con temperaturas bajo cero. Cuando salen de cacería, fabrican iglúes con bloques de nieve, los cuales les sirven de refugio y les ayuda a mantener una temperatura corporal adecuada.»

En los ejemplos anteriores, se muestra cómo se hace uso del punto y seguido dentro de un mismo párrafo. La idea es separar enunciados que están relacionados con el mismo contenido, pero que no necesariamente son una continuación del anterior.

Punto y aparte

El punto y aparte se usa para separar párrafos que abordan ideas distintas dentro de una unidad de texto. Por ejemplo, supongamos que este articulo habla sobre manzanas, en el primer párrafo hablamos sobre sus propiedades, hacemos punto y aparte y en siguiente hablamos sobre los beneficios que aporta a la salud. A pesar de que se está tratando un mismo tema, cada párrafo aborda una idea distinta.

Nota: Al hacer uso del punto y aparte se debe iniciar la primera palabra del siguiente párrafo con mayúscula.

Ejemplos:

  1. « (…) Después de un rato volvió a llamar a la puerta, esta vez hubo una pausa de algunos segundos y ella por fin abrió, lo miró y le invitó a pasar.La relación entre ellos en ocasiones era caótica, aunque decían quererse no llegaban a entenderse del todo (…)»
  2. « (…) de esta manera, en la tierra existe vida ya que el planeta se encuentra ubicado en una zona habitable con relación al sol, a diferencia del resto de planetas del sistema solar.Se cree que Marte podría albergar vida si se logra que las condiciones en ese planeta sean las adecuadas. La terraformación apunta a ser una manera viable para lograrlo (…)»
  3. « (…) en sus costas se hallan playas hermosas y paisajes inigualables, complementado con la calidez de sus habitantes y un aroma a cacao que inunda el ambiente.A pesar de que el acceso a esta región no es sencillo, el turismo se mantiene presente cada año. Se puede acceder a través de la carretera 63 al norte de la ciudad (…)»

Punto final

Se denomina punto final al punto que da por concluido un texto, y se utiliza únicamente con esa finalidad. El punto final puede emplearse para terminar un capítulo de una obra, un apartado o una sección mayor. Regularmente después de colocar punto final, el siguiente capítulo o texto va precedido por un título.

Ejemplos:

  1. « (…) esa parte del hospital seguía teniendo el típico olor repugnante a químicos de limpieza, algo que la incomodaba en gran manera y traía de vuelta recuerdos desagradables.CAPÍTULO IV: LA LLAMADA INESPERADA»
  2. « (…) es por ello que los pacientes que padecen hipertensión se les sugiere una dieta baja en sodio y rica en líquidos naturales, bien puede ser el agua y los zumos de frutas.LA DIABETES EN PACIENTES DE LA TERCERA EDAD»

Otros usos comunes

Como mencionamos más arriba, el uso del punto se extiende más allá de la redacción. Podemos encontrarlo también en las matemáticas, en abreviaturas, en siglas y en algunos formatos de fecha. A continuación repasamos brevemente su uso en los diferentes procedimientos ortográficos.

El uso del punto en las abreviaturas

El punto en las abreviaturas siempre se ubica detrás (o después) de la abreviatura, por ejemplo: Dr., Ing., Sra., Lcdo. En este caso, el punto no cumple la función de un signo de puntuación, sino que se emplea para señalar que la palabra que le antecede es una abreviatura. Cuando el punto de la abreviatura coincide con el final de un enunciado, este toma el lugar que tendría el punto y aparte o punto y final.

Cuando la abreviatura va acompañada de letra volada, el punto es obligatorio y siempre se ubica antes de la letra o símbolo, por ejemplo: n.°. Existen casos especiales en que después del punto de una abreviatura es necesario hacer uso de un signo de puntuación, por ejemplo, cuando se enumeran abreviaturas dentro de un mismo párrafo y es necesario separar con coma (,), como ocurre en el párrafo anterior.

El uso del punto en los números

En los países hispanohablantes, se hace uso del punto y de la coma en los números para separar los decimales de los números enteros. Por un lado, el punto se utiliza para separar cifras en grupos de tres (millares), y la coma, para separar los decimales. Es importante señalar que esta regla no aplica en la mayoría de países de Europa y Asia, sino que es más común encontrarla en América, Oceanía y África.

Aunque no es recomendable, el punto puede emplearse para separar las horas de los minutos en una expresión de tiempo. Por ejemplo: 1.34 h, 11.35 h. Su uso en formatos de fecha está más extendido y se emplea para separar el día, el mes y el año en reemplazo del guion o la barra. Ej: 21.03.2020.

Reglas y usos incorrectos

  • En resumen, el punto y seguido se emplea para separar enunciados dentro de un mismo párrafo.
  • El punto y aparte se usa para separar ideas dentro de un mismo tema.
  • El punto final se emplea para dar por terminado un tema.
  • La primera palabra del siguiente enunciado siempre debe iniciar con mayúscula después de un punto.
  • El punto es obligatorio después de las abreviaturas, el mismo puede actuar como punto final si coincide con la conclusión de un enunciado. Si después de una abreviatura hay puntos suspensivos, es correcto incluirlos más el punto de la misma.
  • De ser necesario, es correcto usar el punto después de comillas, paréntesis y rayas de cierre.

¿Cuándo no es correcto hacer uso del punto?

  • Jamás debe emplearse un punto al final de los títulos o subtítulos de un texto
  • Es incorrecto hacer uso del punto después de signos de cierre de admiración e interrogación (excepto cuando cierra con comilla)
  • Es incorrecto cerrar con un punto cuando el enunciado finaliza con puntos suspensivos
  • No es correcto usar punto en las unidades de medida
  • No se usa punto en los puntos cardinales
  • No se usa puntos en listas o enumeraciones, a excepción del último enunciado de la lista.

Los signos de puntuación en el lenguaje escrito sirven como complemento para transmitir ideas. Gracias a su existencia podemos hacer preguntas, afirmaciones, enumeraciones y separar diálogos sin que se pierda la esencia del texto. Cada signo gramatical cuenta con reglas y excepciones que regulan su uso, por lo cual es de vital importancia conocerlos a detalle, para que las ideas plasmadas en el texto sean coherentes y fáciles de entender.