Saltar al contenido

Punto y coma

El punto y coma (;) es un signo de puntuación considerado la unión del punto (.) y la coma (.), ya que consiste en un punto en la parte superior y una coma en la parte inferior.

Este signo de puntuación debe escribirse pegado a la palabra que le precede y debe estar separado la siguiente por un espacio. Además, la palabra que le preceda deberá estar escrita siempre con la primera letra en minúscula.

La Real Academia Española, establece que el punto y coma es un signo de puntuación de uso subjetivo. En la mayoría de los casos se recurre a otros que puedan brindar las mismas funciones como el punto y seguido (.), los dos puntos (:) o la coma (,). Esto no quiere decir que no deba ser usado.

Usos y ejemplos

El punto y coma es un signo que puede generar al problema de colocarse. Su uso subjetivo puede causar controversia y cambiar la perspectiva de lectura del texto en concreto. Por ende es frecuente encontrarlo en la poesía para indicar una pausa y retomar una idea al mismo tiempo.

Separación de ideas generales

Para la separación de oraciones sintácticas independientes, se puede utilizar el punto y coma, ya que entre estas oraciones hay una relación semántica.

  • Tuvimos que suspender el vuelo; se asignará uno nuevo a los pasajeros.
  • Se evacuó a la población de la ciudad; era indispensable.
  • Terminado el certamen, se marcharon; nadie estuvo satisfecho con el ganador.

Separación de sustantivos y sinónimos

El punto y coma puede utilizarse cuando dentro de una lista de elementos mencionados, ya se ha utilizado la coma y se aclara una característica sobre cada elemento.

  • Me vestí bien, pantalón, beige; zapatos, de vestir; correa, negra; camisa, manga larga; borsalino, negro. Estuve elegante para la ocasión.
  • Estuvo presente Carlos, padre de Andrea; Miguel, amigo de Carlos; Michelle, esposa de Miguel; Sebastián, primo de Michelle. Fue una reunión agradable.
  • En la reunión estuvieron Norberto Gómez, el dueño del establecimiento; Yannet Diaz, la administradora de la empresa; Juan David, el gerente administrativo.

Previo a los conectores

Posterior a los conectores adversativos, concesivos o consecutivos, se puede utilizar al punto y coma. Para ello, las oraciones deben tener una cierta extensión.

  • Estuve esperando unas largas horas para que llegara; por lo tanto, me retiré de la oficina.
  • El certamen estuvo bastante complejo; sin embargo, algunos espectadores no quedaron satisfechos.

Otros usos

Más allá de los usos tradicionales, el punto y coma se presta para otras disciplinas. En el área literaria, por ejemplo, este signo de puntuación es frecuente en la poesía lírica.

Poesía

Cuando se quiere hacer una aclaratoria y una pausa al mismo tiempo. En otras palabras, se podría prescindir de la aclaratoria y seguiría teniendo sentido.

  • Estuve por ti, cuando lo necesitabas; pero no importó.
  • Cuando más creía que podría lograrlo, me di cuenta; me equivocaba.

Oraciones sin relación pero unidas

Cuando una oración es extensa y dos ideas que parecen diferentes están unidas por una conjunción.

  • Estuvo esperando largo tiempo; y de nada le ha servido para lo que quería.
  • En el día de mañana, estaré deseando todo lo que me has prometido; y no sabré cómo reaccionar ante todo lo que no has fallado.

Relación de contraste

Cuando una acción que es opuesta a la otra, están unidos en una misma oración.

  • En el 2020 tomaré un año sabático; en el 2021, me reincorporo al trabajo.
  • Estuve conduciendo durante unas horas; ahora, no conduciré más por un tiempo

Relacionable

Cuando un elemento mayor va a comenzar a ser enumerado por cada una de sus partes.

  • El cuerpo humano cuenta con muchos sistemas; el sistema respiratorio, sanguíneo, digestivo…
  • La carrera constará de diferentes circuitos; 100 metros, carreras de obstáculos, carrera de barra y salto alto…

Relación de paralelismo

Cuando comienza a enumerar diferentes acciones, pero realizadas en tiempos diferentes.

  • Ayer llegué yo; Julio llega hoy; Marcos, llegará mañana.
  • Comenzaremos el martes; aquellos, el jueves.

De relación con conectores

Puede ser de relación adversativa, concesiva y/o consecutiva, pero siempre precedidas de un conector, como por ejemplo: pero, mas, aunque, sin embargo, por tanto, por consiguiente, entre otros.

  • Tuvo bastante suerte en la evaluación; pero, otros no han tenido la misma suerte. (Adversativa)
  • Recibió un asenso en el trabajo; sin embargo, algunos no creen que se lo haya ganado. (Concesiva)
  • Llegó tarde a la universidad; por lo tanto, perderá la evaluación final del semestre.

Reglas y usos incorrectos

Al ser de los signos de puntuación más subjetivos, su aparición puede depender del impacto que quiera causar el emisor en el interlocutor. Sin embargo, la Real Academia Española, ha establecido cuáles son los errores comunes dentro de la utilización del punto y coma.

Aparecer en lugar de la coma (,)

Cuando se utiliza en una enumeración de elementos, donde no se requiere de su pausa y aclaratoria.

Usos incorrectos

  1. Estuvimos Carlos; Sánchez; Miguel, Juan; Esteban y yo.
  2. Compramos lápices; cuadernos; sacapuntas; hojas de examen y más.
  3. Salí; troté; hice ejercicio; regresé y descansé.

Usos correctos

  1. Estuve con Carlos, el profesor; Miguel, el ingeniero; Juan, el técnico y Esteban, el administrador.
  2. Compré lápices, para escribir; libros, para leer; pegatinas, para los libros y un bolso, para guardar todo.

Por corta extensión

El punto y coma sólo se debe utilizar cuando las oraciones son de una considerable extensión. Para las oraciones cortas, es recomendable la utilización de la coma.

Usos incorrectos

  1. Comí; pero no me gustó.
  2. Estuvimos saliendo, me gustó al principio; aunque ya no.
  3. Cuando crezca seré millonario; ya lo verán.

Usos correctos

  1. Estuve en un restaurante, para una cena bastante formal; pero pese a pesar de la elegancia, no me ha gustado.
  2. Estuve saliendo con ella durante uno 3 meses, de marzo a mayo, me gustaba; aunque tiempo después dejó de atraerme.