Saltar al contenido

Signo Lingüístico

El signo lingüístico es la unidad verbal mínima con un significado y que pertenece a un código lingüístico o idioma. A su vez, esta unidad se compone de la parte física (sonidos) y mental (ideas), que son indisociables y permiten la comunicación entre los seres humanos, dando así lo que conocemos como el lenguaje.

Desde que se aprende a hablar el signo lingüístico se vuelve una realidad en la vida de cada persona, debido a que se comienza a articular sonidos que al juntarse formarán palabras, desarrollando así una de las más importantes formas de comunicación: el habla. Para que una persona hable debe manejar un sistema organizado de signos lingüísticos, es decir, una lengua. Este es el repertorio que permite expresarnos.

El signo lingüístico ha sido trabajo por múltiples lingüistas a lo largo de historia. Los más destacados han sido los estudios de Ferdinand de Saussure y Charles Pierce, quienes sentaron la base de la lingüística moderna. Por ende, no es extraño encontrarse con diversas clasificaciones y diferentes elementos.

Características

Según Ferdinand de Saussure

Para el padre de la Lingüística, el signo lingüístico tiene 4 características. Estas son:

  • Arbitrariedad:La relación existente entre el significante y el significado es dada por una convención social, es decir, se llega a un acuerdo a nivel social de forma tácita en donde un determinado signo está compuesto por un concepto (significado) y una imagen acústica (significante). Este principio permite dar homogeneidad a la lengua, ya que los hablantes deben someterse a lo que dice la convención, lo que genera que la comunicación se dé de forma adecuada.
  • Linealidad: Esta característica impide que el hablante escuche varios sonidos simultáneamente, ya que el signo es una sucesión lineal de sonidos. Esta propiedad es lo que otorga la claridad para que el hablante entienda a qué signo se refiere.
  • Inmutabilidad: La lengua es libre de establecer un vínculo entre cualquier sonido o secuencia de sonidos con cualquier idea, pero una vez establecido este vínculo, ni el hablante individual ni toda la comunidad lingüística es libre para deshacerlo. Esto es posiblegracias a la sincronía (examina las relaciones entre los elementos de la lengua en un momento determinado). Quiere decir que la inmutabilidad de un signo lingüístico se da en un período de tiempo específico.
  • Mutabilidad: Sin dejar de lado lo que se expuso anteriormente, la mutabilidad del signo también es posible, ya que a través del tiempo (diaconía) los vínculos entre significados y significantes pueden variar, porque ya no cumplen con las necesidades de la sociedad del momento, permitiendo así que lo establecido en un principio se vea modificado.

Elementos

Según Saussure

Ferdinand Saussure (1857 – 1913) es el padre de la lingüística moderna. Con él se dan los pasos para dejar la lingüística comparativa y comenzar a trabajarlo como ciencia al establecer un objeto de estudio (el signo lingüístico). El “Curso de Lingüística General de Saussure”, es una compilación realizada por sus estudiantes y publicada luego de su muerte. Se trata de un texto de consulta obligatoria para los interesados en cualquier estudio de lingüística.

Para Saussure, el signo lingüístico es un elemento psíquico propio de un sistema (la lengua), compuesta por dos partes: significado (concepto) y significante (imagen acústica)

  • Significante: Se trata de la cadena de elementos (grafemas y fonemas) que componen a la palabra indisociable de una palabra en un determinado código lingüístico. Por ejemplo, el español.
  • Significado: Es la imagen abstracta que puede tenerse de algo y que puede presentarse de manera personal en la mente de cada miembro de la comunidad lingüística.

Según Charles Sanders Peirce

Este filósofo, lógico y científico norteamericano (1839 – 1914), contemporáneo de Saussure, mejor conocido como el “Padre de la Semiótica Moderna”, no concebía una teoría solo para el signo lingüístico, sino que expuso sobre el signo en general. Para este estudioso dela lengua, el signo debía contener estos 3 elementos:

  • El objeto o primeridad: Peirce se refiere a esta como una mera posibilidad, en otras palabras, es el objeto de la realidad que percibimos sin ser completamente consciente sobre qué objeto es.
  • El representante/signo o segundidad: Aquí, dice Peirce, que ya se es consciente de la parte de la realidad representada, sin embargo, aún no se le ha otorgado sentido o significado a ese signo que se percibió.
  • El interpretante o terceridad:En esta se obtiene el producto de todas las relaciones anteriores, es decir, el signo ya toma forma y por ende, el usuario ya conoce la porción de la realidad a la que se acercó en un primer momento.

Ejemplos

Signo lingüístico “bicicleta”
Signo lingüístico “mesa”
Signo lingüístico “flor”
Signo lingüístico “manzana”

El signo lingüístico será entonces la unión de un significado, que son todas las características o elementos de algo en la realidad que nos rodea, y de un significante, el recuerdo que se encuentra en nuestra mente de estas características. Importante destacar: de faltar una de las partes, no hay signo.

Signos no lingüísticos

Los signos no lingüísticos, son aquellas señales que se presentan y pueden ser interpretados a nivel universal por cualquier lengua: español, francés, catalán, chino, etc… Sin embargo, existen una gran variedad de signos no lingüísticos.

Como se dijo anteriormente, Saussure en sus estudios solo se refirió a los signos lingüísticos, pero otros estudiosos como el mismo Peirce y Adam Schaff ofrecen una tipología de los signos en general.

Para Pierce existen 3 tipos de signos extralingüísticos. Estos dependerán de la relación que tengan con el objeto que representan. Son:

  • Íconos: Existe una relación directa con el objeto representado, es decir, hay una semejanza entre el signo y lo que representa. Ejemplos de estos: Las pinturas, los retratos, los mapas, los dibujos, los emojis.
  • Índices: Aquí hay una relación causal respecto a lo que se representa. Como su nombre expresa, indica que de ese signo se llega aotro, porque es una continuidad del mismo. Ejemplo: La ceniza indica que hubo fuego, una pisada señala que estuvo alguien, la tierra húmeda indica que llovió.
  • Símbolos: En este se ve una relación indirecta, lo que se representa no se parece a la realidad, ya que se llega a una convención social para darle significado a los signos. Esta concepción de símbolo que ofrece Peirce se asemeja bastante a lo que Saussure describe como signo lingüístico. Ejemplo: las palabras, las señales de tránsito, los logotipos de las marcas, los escudos.

Signos no lingüísticos naturales y artificiales

No obstante, el filósofo y estudioso de la lengua polaco, Adam Schaff ofreció una tipología más desarrollada, a la que le daremos una breve mirada. Schaff dividía a los signos en dos grandes grupos: Signos naturales y signos artificiales. Los primeros, como su nombre lo indica, derivan de un hecho natural (sea el clima o síntomas de enfermedades) y los segundos son aquellos que se dieron por convención social.

A partir de aquí, el resto de los signos se derivan de los artificiales. Los signos verbales (o lingüísticos) son los siguientes en su tipología, de estos ya se han hablado. Y los signos propiamente dichos con expresión derivativa (y su propia clasificación) ofrecen significados similares a los expresados por Peirce.

  • Signo no lingüístico natural: Son todos aquellos signos que pueden encontrarse en la naturaleza y que pueden ser interpretados a nivel universal en cualquier lengua: español, inglés, catalán, francés, chino, etc… Un ejemplo de estos serían las nubes, que podrían significar una señal de lluvis.
  • Signo no lingüístico artificial: Aquí encontramos todos aquellos que han sido creados por el hombre hasta la actualidad. Podemos mencionar aquí desde las manifestaciones artísticas como la pintura y el baile, hasta los emojis de WhatsApp, sin olvidar los símbolos de amor y paz, señales de tránsito, entre otros.